martes, 28 de septiembre de 2010

la belleza del tiempo.

Los músicos construyen dando su vida a la belleza del tiempo.
Los sonidos se recogen despacio en sus corazones,
y ellos los tocan haciendolos brillantes,
como la serenidad de las estrellas,
y se van escuchando poco a poco en el espacio
agrandando la luz en el silencio, coloreando.

Sus dedos, a cambio, son besados por ángeles pequeños
que llevan las notas de la armonía de aire
que nacen del cariño protector del Universo
y les ayudan a dormir a las bestias con la ternura
que aflota de su amor por la eternidad.

6 comentarios:

DANI dijo...

Como amo la música. Notas felices para ti y besos eternos

GAB dijo...

Ufff que sublime. Que forma de encontrar cuerpo de luz a cuestiones de suyo complicadas.

Abrazos

manu dijo...

Qué sería la vida sin música. Yo creo que sería un gris parco, todo monocorde, sin risas, y con la vista colgada en la esquina de la pared.

Uf

Beso!

manu dijo...

Pd: pero ahora, con lo leído y la música fuerte, me siento a dos centímetros del suelo, aunque sea un ratito.

Noelia dijo...

Dani: me alegra que ames la música, yo también la amo, e intento sentirla más cada vez.
Besos eternos a ti también.

Gab: gracias, no es para tanto, lo sublime es escucharlo :) y si lo escuchas es que tú eres sublime.
Abrazos.

Manu: desde luego, ¿qué sería de la vida sin música? eso mismo lleva a hacer musica ¿no crees? ya hay un motivo.
Y ya bailas más de un instante. :)

Besos majo.

Volarela dijo...

Cómo se trasmite la belleza y el poder de la música en estas deliciosas palabras...
El tiempo en la música, ese instante de vacío, es como lo inexpresable que da forma a lo expresable.
Tus escritos a veces son juguetones, y otras hacen pensar...
Besos musicales.