martes, 5 de octubre de 2010

se lo cuento al viento, y se hace silencio

Tengo en el alma un deseo
de calma
y de bruma,

se lo cuento al viento
y se hace silencio,

se lo susurro al río
y no paran los surcos

se lo digo al Sol
y responde de resplandor,

se lo canto al árbol
y sigue quieto en el campo,

se lo comento a la nube
y hace que sube, sube...

Tengo en el alma un deseo,
quiero ser garza
y alzarme en el vuelo.

4 comentarios:

Volarela dijo...

Es muy original la idea de este poema, lo hace dinámico, muy atractivo: tu deseo de alzarte, de pureza y calma compartido con los elementos de la naturaleza y su particular, bella y misteriosa respuesta. También es muy hermosa la sencillez y franqueza de los versos. Son muy valiosas tu espontaneidad y frescura ( ya me hubiera gustado a mí escribir como tú a tu edad...)
Gracias, gracias, por tus comentarios en mi blog. Es maravilloso descubrir personas con esa sensibilidad que tienes, y saber que mi sentir puede ser compartido, me encanta, y me anima muchísimo.
Un abrazo, amiga.

manu dijo...

Muy amenas las sensaciones mezcladas con la naturaleza.

El final no lo esperaba, pero termina relajando más. Ese deseo de volar, que a muchos nos daría ganas de poder llevar a cabo, aunque sea cinco minutos.

Besos!!

Noelia dijo...

Volarela:
Gracias a ti también, me alegra mucho que te animen mis comentarios, y es cierto que todos tus poemas tienen una especial ternura y visión profunda de la vida y su maravilla.
A mi también me animan tus comentarios y me inspiran.

Abrazos!:)

Manu:
Jeje, si el final lo quería hacer inesperado, me alegra que se perciba así.

Pues nada, a volar como garzas!

Besos.

secretpath dijo...

qué dulzura...
vengo a presentarme, soy una vecina del Museo de la Luna, y me alegro de tu llegada...una dulce poeta entre nosotros