jueves, 12 de agosto de 2010

Son, sólo palabras.

Son, sólo palabras. La vibración de incertidumbre que sacude nuestros oídos y como pirañas multiversales del tiempo. Un eterno remolino, que creamos emitiendo nuestra búsqueda.

Un agujero negro que construye nuestra estrella, que precipita de nuestro cuerpo desde un centro misterioso, al infinito innombrable, musical, desde una certeza Universal o más lejana y cercana.
Una rueda que no deja de girar, desde un pasado insaciable, tan remoto que tampoco queda nombre, son, sólo palabras.

Hasta llegar al juego y su son, sólo un juego y su paz.

3 comentarios:

Daniel dijo...

Qué hermosura!!!

Me ha gustado mucho ésta entrada.

Con tu permiso iré pasando por aquí.

Te envío mi abrazo.
Dani..

La sonrisa de Hiperión dijo...

Sólo son palabras... pero hay algunas que nos alegran el día...

Saludos y un abrazo.

manu dijo...

Uy, todas las vueltas que dieron esas palabras!, y todo lo que pasó en el medio, tanto que a veces ni nos damos cuenta o no queremos verlo.