miércoles, 23 de diciembre de 2009

Desayuno invernal




A Volarela.

Copo como azúcar
tiene en la capucha
coge con las manos
agua de estrellitas

todas tostadas rícas
unta en las hojas fritas

que el sol se largó
nos trae fría agüita

el trigo se cobija
como copo azúcar

bolas se escuchan
silencio de plumas
lunas de día achuchan

viento amarillo lana
que entra por la ventana

poco calor a fruta
blanco vuelo reidor
polo color a rubía

olor a voleo hondo
como poso de copo
como vuelo en monte

con poncho naranja
y pasión rizada

azúcar como copo
agüita como arroyo

1 comentario:

Volarela dijo...

(¿¡Sabes que serías genial ilustrando cuentos infantiles!?)
GRACIAS por la dedicatoria, brindo contigo, en este delicioso desayuno invernal, por un mundo donde los copos de nieve caigan sobre nuestras cabezas como azúcar y podamos sentirlos y reír como niños.
(Hay preciosas imágenes en este poema.)
Un fuerte abrazo, y hasta pronto, amiga.