domingo, 4 de diciembre de 2011

Ya no extraño su latido de agua.

Los besos se desprenden tan leves e ingrávidos
que ya no extraño su latido de agua
regándome la ilusión.

Luciernagas apagadas luchan por sobrevivir,
y buscan con desespero el fulgor que me brota
cuando olvido la espiral de sombras
que se adhiere a mi piel sedienta de amor.

Me retuerzo entre lunas y soles
avanzando en días y noches,
abrazando la causa por la que creo haber nacido,
descifrando el baile intermitente de mi corazón,
-que se sabe fiero y ardiente como la libertad-,

anhelando sentir la afluencia que me lleve a ti
y mi piel y mis labios se pueblen de luciérnagas
que revoloteen por tu mirada incandescente
que acalle el bucle de mi continuas muertes
por encontrarte,
y explotar los deseos que te tengo
y encontrarme llena de luz de nuevo.

4 comentarios:

Ximo Segarra "ACAPU" dijo...

Leo tu poema y lo vuelvo a leer y pienso: "esto es una mujer que nunca dejará de cantar, a veces lo hará más bajito y otras a voz en grito, pero jamás renunciará a las melodías más íntimas de su ser"

Estoy convencido de que te encontrarás llena de luz de nuevo, y que explotarás mil y una veces hasta que sacies esa inmensa sed de amor que tienes.

Me ha encantado todo el poema, todo, pero déjame decirte que esos dos versos...

"descifrando el baile intermitente de mi corazón
-que se sabe fiero y ardiente como la libertad-"

... son preciosos.

Un beso :)

Volarela dijo...

Noelia. Me ha encantado. Las metáforas que usas, y ese tono dulcísimo, anhelante, suave, que me ha dejado una sensación de canto, de música nostálgica que se perdiera por un campo de lavandas...

Veo un estilo propio, tuyo, auténtico, rebosante de creatividad.

Me alegra mucho encontrarme esta preciosidad, destilada tan finamente de tu sensible corazón.

¡Un fuerte abrazo!

GAB dijo...

Como mejora tu voz en cada poema, no se si es la claridad o esa pasión que eriges con cada palabra, que se gana en cada palabra.

Besos

Anónimo dijo...

Juer noelia, precioso me gusta pensar que es a mi a quien llamas en este poema, me lo guardo muy dentro, me gustó mucho.