martes, 7 de diciembre de 2010

Paisajes corpóreos de chocolate

En las cimas marrones de los montes
la nieve bate con un frío que arde,
un fuego de espuma y paloma
que escapa como fuentes de estrellas.

Un vértice de azúcar mojado
que canta y siente al viento helado:
lengua, cuenco, sueño, tornado
emana lunas semilla desde los labios,

palpitante paso al cacao
la piel de leche se estremece
los ojos se tornan volados
y en el corazón se siembran meladas
la risa clara de las hadas,

los vientres despiertan en halo
que pintan sus valles dorados
el agua láctea desemboca en ladeos
intermitentes peces forman los lagos.

6 comentarios:

Patricia dijo...

amiga, me encantan tus poemas que me permiten vagar entre aromas, colores, texturas y sensaciones tan gratas!
un fuerte abrazo.

"ACAPU" dijo...

Es un poema muy sensual, un estallido de todos los sentidos. Gracias por sorprender con tus versos.
Un abrazo.

Daniel dijo...

Siempre es tan lindo leerte...
Un poema muy bonito
Que revela un estado de ánimo.

Te envío mi abrazo.
Dani..

DANI dijo...

Devaneos del agua entre el frio que arde y el calor que congela...

Precioso Noelia, precioso.

Besos sin dudar

La sonrisa de Hiperión dijo...

Me llevo un bocado de ese chocolate dulce que dejas en tus palabras...

Saludos y un abrazo.

manu dijo...

Uy!, no sabés el hambre que me diste, algo así como una porción de torta de chocolate con dulce de leche en el medio, jugo de naranja y un sofá para dormir la siesta jeje.

Besos!!