domingo, 1 de agosto de 2010

girasol rojo, tambor sin mano

Río rojo,
compás de ave
de cielo vibratorio,

cierne el ciclo de las estrellas,
como el brote del girasol

tiritando de amor la nota infinita
y oscura,

propagándose sin nombre ni voz
con ventanas como ojos

y labios sin tiempo ni espacio
del silencio beso

la flor de lluvia
tambor sin asir

1 comentario:

Volarela dijo...

"Tiritando de amor la nota infinita"...un verso muy bello...
El poema me hace pensar en lo que aún no ha nacido pero está como semilla en lo profundo de la mente esperando brotar.
Abrazos.