lunes, 4 de agosto de 2008

una peza del amar



Yo soy un pez
y hablo con los corales de colores
porque la paz me llena la panza
es mi pan-día
es mi pandilla

yo soy una peza
una peza de la mar
que se tropieza con las piedras
o con las pompas de sal

una pizca de ingenuidad
a un pie de la orilla
y con una orejilla caracola
que escucha a las olas
y las pasa a imitar
con el ritmo de su cola
como una peza del amar.

2 comentarios:

A. dijo...

qué extraño.

Violetta dijo...

Jajaja si!! tan expraño como yo, como quieras llamarme, desde todos los puntos, me encuentro, aunque me disgusten, porque en todo hay una parte de mi, y trabajo para encontrarme, para que esa lacónica frase sea más que un punto, sea un mundo. Y pueda ser lo que tú quieras cuando lo leas, lo escuches, lo veas, para mi libertad y para la tuya...
Por eso lo cambio continuamente, esos "poemas" son pasajeros, mañana no estarán, ya no serán como lo eran hoy, a menos que seas tan sumamente estática de no percibirlo.